• Home
  • /
  • Asia
  • /
  • Beijing: primeras impresiones de China
hutongs en china

Beijing: primeras impresiones de China

Beijing: primeras impresiones de China
Deja tu voto 🙂

Nuestra llegada a Beijing  fue un poco más “brusca” de lo esperado. Primero por la gran humedad y calor que empezamos a sufrir nada más salir del aeropuerto y segundo, por los problemas de comunicación con el taxista para que nos llevara al albergue (King`s Joy Internacional), todo ello a las 02:00 de la mañana.

Guía de Pekín – Primeras Impresiones

En Beijing estuvimos tres días completos. Nos dio tiempo a conocer lo más importante de la capital China, además de patear sus calles, tener una primera impresión y conocer parte de sus costumbres o comidas.

A pesar de llegar tarde al albergue, madrugamos para aprovechar el día y antes de las 09:00 a.m. ya estábamos en la calle. Nada más salir notamos el bochorno y humedad que hace que tengas la cara y manos pegajosas a los pocos segundos de estar bajo el sol. Primeras casas y edificios chinos, letreros grandes y luminosos, bicis por doquier, muchos chinos y poco o ningún turista occidental.

A la vez que no dejábamos de sorprendernos con tantas cosas nuevas, buscábamos un banco (Bank of China) para sacar dinero y partir hacia nuestro primer destino, la Plaza de Tiananmen.

La Plaza de Tian´anmen es la plaza más grande del mundo, con 440.00, metros cuadrados y que anticipa la llegada a la Ciudad Prohibida. No hay mucho que hacer, una explanada enorme llena de turistas chinos con vistas al inicio de la ciudad prohibida, adornada con un enorme retrato de Mao.

Miles de turistas chinos hacen cola para entrar en la Ciudad Prohibida (entrada 60 yuan) que encierra entre sus muros el encanto de la china tradicional, data del 1.400 y tiene más de 900 palacios en su interior.

“Visto uno vistos todos” frase que repetimos en más de una ocasión. Y es que los chinos alucinaban en cada uno de los casi 1000 palacios que comprenden el recinto. Nosotros al décimo procurábamos no entrar, eran todos iguales por dentro.

Eso si, impresiona. Alrededor de unas 3 horas para ver la Ciudad Prohibida entera. Llena de palacios, árboles, escaleras y muchos turistas venidos de todas partes de China. Como curiosidad señalar que en más de una ocasión -sobre todo en Beijing- y chapurreando el inglés nos paraban para preguntarnos si podían echarse una foto con nosotros.

A la salida de la Ciudad Prohibida, decidimos volver andando a la zona del albergue para poder ver algunas de las calles y callejuelas de Beijing mientras paseábamos.

Descanso en el albergue y a ver los hutongs. Los hutongs son los barrios típicos de toda la vida (datan del año 1.200) donde comen, juegan y se relacionan. Venden lo poco que tienen y hay muchos puestecillos de venta de comida.

comida en china

Cenamos en uno de esos puestos callejeros una especie de tortilla troceada super picante, que estaba bastante buena (la de la imagen superior) por solo 5 yuanes, al cambio 0,50 cnt €.

hutongs en pekin

Vistos los hutongs cercanos al albergue tomamos rumbo a la zona de los Lagos de Beijing, al norte de la ciudad. Zona muy tranquila, donde no vimos ningún ambiente, ni tan siquiera luces.

Sentados, descansando con vistas al lago un chino de unos 40 años se nos acercó.  “Hello, ¿English?” – “Yes, Yes…” (es casi imposible encontrar una persona que sepa un inglés básico en China, exceptuando en los hoteles/albergues y sitios oficiales). El Chino se sentó al lado nuestra y empezó a darnos mucha conversación, preguntarnos y hablarnos de su vida (nunca preguntéis a un chino por política, economía y gobierno, no te van a contestar).

bar en china

Le preguntamos por el ambiente y muy amablemente se ofreció de guía sin ningún ánimo de lucro para enseñarnos la zona. A 15 minutos del Lago empezamos a ver movimiento: discotecas, bares, pubs a precios altísimos (mucho más que en España).

Al final entramos en un bar-pub (donde la música es en directo vía karaoke, por semi-profesionales) e invitamos a nuestro nuevo amigo a una cerveza (4 € unidad) y un plato de cacahuetes (4 €).

Vuelta al albergue y a descansar que eran las 02:00 a.m y al día siguiente tocaba ir al Palacio de Verano.

Link: Segundo día en Beijing: Palacio de Verano.

Viajero incansable, friki, marketing lover y soñador inconformista. Me considero una persona inquieta, curiosa y un bastante friki. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, lo aprovecho viajando a cualquier parte del mundo.

Deja un comentario