• Home
  • /
  • Asia
  • /
  • Varanasi, la ciudad sagrada de la India
qué ver en Varanasi

Varanasi, la ciudad sagrada de la India

Tras conocer la pequeña pero coqueta ciudad de Bundi, hicimos noche en Jaipur, con el objeto de coger vuelo a Varanasi en la madrugada del día siguiente. Teníamos muchas ganas de visitar y ver Benarés, la ciudad más antigua del mundo para los hinduistas. Esa ciudad donde se incineran a los muertos en el Río Ganges a vista de familiares y turistas, donde el yoga se funde con el estrés, y los timadores se mezclan con los más religiosos.

Nos levantamos muy pronto ya que teníamos el vuelo a Varanasi a las 06:30 am. A esa hora, no había nadie por las bulliciosas calles de la capital del Rajastán, por lo que llegamos pronto al aeropuerto. Tras 5 horas de retraso despegó nuestro avión (aquí podéis conocer más información de: vuelos internos en la India) con destino al «otro mundo», al mundo del dios Shiva.

Por fin llegamos al aeropuerto, donde había un señor esperándonos con un cartel que ponía «Miguel«. Sin apenas mediar palabra nos dirigimos a su coche, imagino que no le habría hecho mucha gracia las 5 horas de retraso y de espera.

Varanasi nos recibió con 2 horas de semáforos, pitidos y coches, motos, tuk-tuks y vacas que colapsaban las ciudad. El conductor nos dejó en nuestro hotel (Hotel Heritage Inn), sobre las 14:00 pm.

2 días en Varanasi

Antes de nada, os voy a contar qué es lo que hicimos nosotros en Varanasi en 2 días, por si os sirve para planificar vuestro viaje.

Día 1:

  • Callejear por Varanasi.
  • Probar un thali, plato típico indio.
  • Visitar Assi Ghant y su ceremonia.

Día 2:

  • Paseo en barco por el río Ganges.
  • Visitar la Universidad de Varanasi.
  • Conocer locales y comprar textiles.
  • Comer con vistas a la ciudad.
  • Visitar el ghat de Dasaswamedh.
  • Merendar en el Blue Lassi.

Callejear por Varanasi

callejear por Varanasi

Una vez dejamos las maletas en el hotel, nos cambiamos y salimos a la calle a dar una «vuelta de reconocimiento». Lo típico cuando llegas a un lugar completamente nuevo y no sabes qué hacer.

pasear por Varanasi

Con la diferencia de que nosotros si sabíamos que hacer; ver la ceremonia o puja sobre el río conocida como “ganga aarti”. Pero antes de nada nos paramos a comer en un callejón que daba al Assi Ghat .

Comimos un thali y un plato de pasta, picante, como no. Tengo que admitir que no soy muy fan de los thalis, sabores demasiado agrios, intensos y picantes. Eso sí, merece la pena probarlo, al menos por la foto.

comer un thali en la India

Con la barriga algo más llena, y con mente en llegar a las 19:00 pm a la ceremonia, decidimos callejear. Ir de un lado a otro, sin rumbo, y sin sentido. Simplemente observando los locales, turistas (mayoría indios), y por supuesto, los ghats, principal atracción de la ciudad.

pasear por Varanasi

A tener en cuenta: para callejear lo mejor es hacerlo por los ghats y no por dentro de la ciudad, que no tiene gran cosa que ver o hacer. La vida se centra en esa especie de «paseo marítimo» que comunica los ghats y recorre la orilla del río.

callejear por los ghats de Benarés

Momento de sentarse en las escaleras de uno de los ghats, y hacer fotos. Observar como los locales se bañan en el río, los monos campan a sus anchas junto a las vacas por las innumerables escaleras de los ghats, o como la contaminación y humo de las cremaciones impide ver a más de 200 metros.

La ceremonia en los ghats

ceremonia de los ghats en Varanasi

¡Las 19:00! nos acercamos a uno de los ghats más famosos de todo Varanasi: Assi Ghat. Nos sentamos atrás, pero el encargado de dirigir la ceremonia nos puso en primera fila, para no perder detalle del espectáculo (gratuito) a orillas del río Ganges.

Dura 1 hora y consiste en una ceremonia donde varios hombres, hindues, se suben en una especie de pedestales, y empiezan a hacer una especie de baile y movimientos con fuego, incienso y cantos a la madre Ganga.

Mientras hacen esta ofrenda, el maestro de ceremonias controla los tiempos, e incluso se dirige a los espectadores, sentados justo detrás para pedir su colaboración. Desde tocar una pequeña campana, hasta aplaudir y motivarlos.

Al finalizar el espectáculo, la gente se dirige al río, para dejar velas y flores. Es aquí cuando hay que tener cuidado porque entran en juego vendedores (normalmente niños) para timaros y venderos esta «ofrenda» al río.

Paseo en barco por los ghats

Paseo en barco por los ghats

Es lo más turístico que podréis hacer en Varanasi, pero merece mucho la pena, de verdad.

Ya teníamos contratada esta excursión con el paquete incial de Mahendra Tour, nuestro conductor privado en la India, pero si regateáis bien no os saldrá por más de 100 rupias por persona el paseo en barco.

Nos levantamos temprano, para estar a las 09:00 am camino de la barca, donde iríamos con una familia de norte americanos, y otra familia de turistas indios. El viaje no dura más de 1 hora, y se suele hacer a primera hora de la mañana para evitar niebla y bullicio.

Paseo en barco por los ghats

El viaje en barca, como decía, merece mucho la pena. Conocer los ghats desde otro perspectiva, con una panorámica mucho más amplia para ver la dimensión y alcance de los mismos. La pequeña lancha nos llevo dirección al norte, pasando por varios ghats donde estaban haciendo cremaciones, parándose a la distancia, para que pudiésemos verlo, pero sin hacer fotos. Vimos como la gente mayor se aseaba en el río, desde enjabonarse, hasta lavarse los dientes, mientras que los más jóvenes se divertían con el agua.

¿Se ven los muertos en río Ganges?

La pregunta del millón.

Si los quieres ver, los encontrarás. Tanto si vas andando buscando ghats donde estén haciendo cremaciones, como si tienes la casualidad de dar con una «cremación pobre» donde echan directamente el muerto al mar, al no poder costearse una incineración.

Nosotros no vimos directamente el cuerpo de ningún muerto, pero tampoco hicimos la intención. Eso sí, vimos bastantes muertos envueltos y tapados con flores. Tanto en los propios ghats siendo incinerados mientras dábamos un paseo en barca, como por las propias calles de Vanarasi donde los familiares llevan al muerto, envuelto en flores, cantando, al río.

Universidad de Varanasi

Universidad de Varanasi

Teníamos contratada una visita a la Universidad de Varanasi, una referencia en el país, y con un templo al dios Shiva en su interior. Bueno, pues no merece la pena esta visita. No perdáis el tiempo.

El templo por fuera es bonito, por dentro no hay nada que ver. Y la Universidad, poca cosa. Calles muy tranquilas, situada en una zona de clase alta, lejos de la verdadera vida de Benarés. Además, tendréis que ir en coche.

Nos fuimos, dirección a los ghats, para dar un paseo.

Conocer locales y comprar textiles

Conocer locales y comprar textiles

Otra turistada, pero que bien aprovechada puede ser interesante y útil. Me explico. Dando un paseo por los ghats, un comerciante indio se nos acercó hablando con un perfecto andaluz. Como hacen allí, para no ser demasiado directos con la venta, empiezan a interesarse por tu vida, viaje, etc, con el objetivo de que acabes comprando algo.

Nosotros lo sabíamos, pero como no teníamos nada que hacer, le dimos bola. Aprovechamos para preguntarle absolutamente todo lo que se nos ocurrió o no entendíamos, mientras dábamos un paseo por los ghats.

Por ejemplo, ¿sabías que 700 gramos de la carne de los muertos no se tiran al río sin quemarla? que los cuerpos flotan, y es posible encontrárselos si das un paseo en barca por el río, o que más del 70% de la población no se toman la religión hinduista en serio, sino que lo hacen por tradición, de ahí que haya muchos timos.

Al final, por precio, curiosidad y gratitud accedimos ir a su tienda de textiles, situada en el barrio mongol de Varanasi. Los precios, eran cojonudos, así que compramos alguna que otra cosa.

Comer con vistas a la ciudad

Comer con vistas a la ciudad de Varanasi

A la vuelta, buscando un sitio para comer, nos cruzamos con 3 españoles muy simpáticos, en nuestra misma situación. Sus nombres: Nani, Edu y Rubén, éste último Youtuber de éxito, más conocido como Lethal Crisis.

amigos en la India

Decidimos ir a comer juntos a un restaurante con una terraza con vistas increíbles a la ciudad y a los ghats. Por cierto, podéis ver las vistas en el vídeo de Ruben en el 06:20, y luego verme, de fondo, en el 07:05 de camino al ghat de Dasaswamedh, ¡soy famoso! 😛

El ghat de Dasaswamedh 

ceremonia de los ghats en Varanasi

Después de comer, nos pasamos por este ghat para ver el espectáculo. Es el segundo ghat más famoso de Varanasi, mucho más grande y espectacular que el ghat de Assi.

Personalmente, me gustó mucho más el de Assi, al ser más «familiar», e íntimo. Cuestión de gustos. Nosotros, como ya lo habíamos vivido, y en primer plano, aprovechamos para hacer fotos, y estar más pendiente del ambiente, que de la ceremonia.

Merendar en el Blue Lassi

Merendar en el Blue Lassi

Es otra turistada más, pero muy divertida. Un pequeño local en mitad de las calles, lleno de gente joven, y con una selección de batidos riquísimooooss hechos de manera artesanal, delante tuya. Un espectáculo.

A tener en cuenta: Blue Lassi se ha puesto muy de moda por los turistas, por lo que existen muchas imitaciones. Tenéis que asegurar de ir al original, al auténtico, el cuál está aquí: CK 12/1 Kunj Gali, Kachaudi Gali, Near Rajbandhu, Govindpura, Varanasi, Uttar Pradesh 221001, India.

Aprovechamos para descansar, cantar y bailar el Gangnam Style con unas turistas coreanas, y bailar el Despacito con el que parecía el hijo del dueño del local. Mientras saboreábamos un producto hecho a mano, y nunca mejor dicho.

Dónde cenar en Varanasi

Aun faltaba la cena. Nuestra elección fue: Brown Bread Bakery , un local muy cool y con mucho rollito, donde tenías que quitarte el calzado para sentarte y comer en los acolchados sillones.

Música en directo, un ambiente muy internacional donde mesas gigantes se compartían entre todos los turistas y permite desconectar del ruido y estrés de las calles de Varanasi.

Nuestras horas en la ciudad sagrada del río Ganges se acababan, tocaba un último paseo antes de decir adios a Varanasi, ya que al día siguiente por la mañana teníamos vuelo a Delhi.

Viajero cuando me dejan, friki y soñador inconformista. Soy una persona inquieta, curiosa y a la vez bastante tranquila. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, aunque en mi día a día trabajo en marketing digital, como SEO.

Deja un comentario