Inicio » Cadiz » Medina Sidonia (Cádiz), un pueblo con mucho encanto
Medina Sidonia

Medina Sidonia (Cádiz), un pueblo con mucho encanto

Tiempo de lectura: 7 minutos

Medina Sidonia es una población situada en el interior de la provincia de Cádiz, también llamada el Balcón de la Bahía, que está cerca del parque natural de los Alcornocales y a medio camino entre la ruta de los pueblos blancos y la costa gaditana con sus pueblos más turísticos. Se encuentra a 400 metros sobre el nivel del mar, en el denominado cerro del castillo, donde hay una vista espectacular sobre las tierras y pueblos cercanos. Desde allí se puede ver el mar y la bahía de Cádiz, que se encuentra a sólo 46 km de distancia.

Lo primero que impresiona al acercarse por carretera es el conjunto de casas blancas, de donde destaca la torre de la iglesia, en lo alto del monte empinado, que sobresale de los llanos de la zona. Este pueblo fue declarado conjunto histórico-artístico, y tiene la distinción de ser el pueblo con más encanto de Andalucía en 2018.

Qué ver y hacer en Medina Sidonia

Siguiendo la ruta, el acceso a Medina se hace desde Chiclana, si vienes de Cádiz, por una carretera que sube el monte con unas curvas impresionantes de lo más cerradas que he visto desde hace tiempo. Se ve que la carretera debe estar hecha sobre alguna antigua calzada romana, por lo extraño de su diseño. Al poco rato, entramos en el pueblo, y nos topamos con la plaza del Punto, que nos sorprende con una estatua romana sin cabeza rodeada de cuatro columnas.

rotonda Medina Sidonia

Arco de la Pastora y Convento de Arriba

Arco de la Pastora y Convento de Arriba

En ese mismo sitio nos encontramos con un trozo de muralla medieval (Fuente Salada) de unos 63 metros que tiene en su base un abrevadero para el ganado y caballerías. Se encuentra perfectamente conservada, y linda con el arco de la Pastora, al que se accede por una escalinata para entrar a la zona norte del casco histórico.

Entramos por este arco y seguimos por una calle bastante empinada hasta llegar al convento de Jesús, María y José (convento de arriba), donde residen las monjas Descalzas, que se fundó en el año 1.867, y que tiene la curiosidad de estar adornado en su fachada por varios cañones de la época, lo que llama bastante la atención. Es conocido este convento por haber acogido a “Simi la hebrea, una judía que llegó desde Gibraltar y se convirtió al cristianismo, quedando alojada en este sitio.

Iglesia Santa María Mayor La Coronada

Iglesia Santa María Mayor La Coronada
Iglesia Santa María Mayor La Coronada

Se trata de una iglesia gótica que se empezó a construir en 1.518 por el VI Duque de Medina Sidonia y concluyó en 1.615. Está ubicada sobre una antigua mezquita de la época musulmana. Destaca fundamentalmente su retablo mayor, que es uno de los mejores de la provincia de Cádiz, de 15 metros de altura que se terminó de construir en 1.584, donde resalta la estatua de la virgen.

Destacan también diversos altares y el coro que está construido en caoba y cedro, así como los bancos del tribunal de la Inquisición. Se puede ver, previo pago de 2€ por persona, el claustro que es de época anterior, y junto al mismo, la torre del campanario que se puede subir, aunque más bien es sólo apto para deportistas, pues está a 40 metros de altura con un montón de escaleras.

Pero una vez, llegas hasta allí, no puedes dejar de admirar la increíble panorámica que hay sobre el pueblo y alrededores a través de las campanas.

Iglesia Santa María Mayor La Coronada

Castillo de Medina Sidonia

Castillo de Medina Sidonia
Castillo de Medina Sidonia

Desde la iglesia hay un camino asfaltado que sube el monte zigzagueando hasta su cumbre para llegar a las ruinas del castillo. No vais a ver, por tanto, un castillo como tal, sino un conjunto de murallas y piedras sueltas, así como un mirador en la parte más alta, donde existen carteles explicativos sobre las espectaculares vistas que hay de buena parte de la provincia, campos y poblaciones que se pueden ver.

Antiguamente había un castillo romano del que se conserva una muralla de 60 metros. Encima del mismo se construyó un Alcázar Almorávide del siglo XI realizado en tapial, arena, piedras y cal. Y encima de este, los restos del castillo medieval edificado por el II Duque de Medina Sidonia. El hecho de que esté en ruina es porque durante el siglo XVI y posteriores se utilizó como cantera extrayendo piedras para la construcción de la iglesia Santa María de la Coronada y otros edificios. En mi opinión es un sitio que merece la pena verlo, especialmente para contemplar las vistas desde el punto más alto, al que se accede mediante pasarelas. El precio de la entrada es de 2€/persona.

Arco de Belén

Arco de Belén
Arco de Belén

Es una abertura en forma de arco que se corresponde con unas de las tres puertas de entrada que había para acceder a la Medina árabe. Se encuentra situada por el lado suroeste y se realizó entre los siglos X y XIII. Encima del arco y dentro del muro hay una especie de hornacina donde se puede ver un cuadro con la imagen de la Virgen de Belén, de donde viene su nombre.

Está ubicada en una plaza muy cercana a la de la iglesia de Santa María, donde se encuentra un busto de Pascual Cervera y Topete, quien fue un destacado marino nacido en Medina Sidonia en 1.839, llegando a ser ministro de marina y senador por Cádiz en 1.893/1.894. Fue el jefe de la armada española que le tocó defender la isla de Cuba ante el ataque de EEUU. Murió en 1.909 en Puerto Real (Cádiz), estando sus restos depositados en el panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz).

Ayuntamiento y Plaza de España

Ayuntamiento y Plaza de España
Plaza de España Medina Sidonia

Descendemos a través de dicho arco paseando por calles típicas, encaladas, con balcones cerrados, llenas de flores y macetas, pasamos también por edificios solariegos, hasta llegar a la calle San Juan, que es peatonal. Es la calle principal del pueblo, donde se ven comercios, bares y cafeterías, farmacias, y nos acercamos hasta el convento de San Cristóbal, donde se encuentran las monjas Agustinas desde 1.651. Nos sorprende que en una puerta del convento, vemos protegida por una cristalera a una monjita que se dedica a vender productos de repostería, exhibiéndolos al público. Nosotros compramos para degustar una caja de alfajores, exquisitos y buenos de verdad, reconocidos en la provincia de Cádiz.

Al poco, llegamos a la plaza de España que es una alameda rodeada de arbolitos, y unas farolas muy bonitas de estilo antiguo, un sitio concurrido por los lugareños, para su disfrute y solaz. Allí se encuentra el Ayuntamiento que se construyó en el siglo XVII y es de estilo barroco, con una portada de arcos apoyados sobre columnas.

Conjunto Arqueológico Romano

Se trata de una serie de conductos para el agua que se edificaron en el siglo I a.c. que tienen unos 20 metros de galerías subterráneas que formaban parte del alcantarillado del pueblo con muros de sillares y bóvedas de medio cañón. También se puede ver un trozo de calzada romana que está cuatro metros por debajo de la calle Álamo, construida con losas de piedra y con dos aceras. La anchura de la calzada es de cinco metros, y cuenta también con cloacas que canalizaban el agua de lluvia y residuales de los edificios. Lo que demuestra lo avanzados que estaban ya en esa época los romanos en cuestión de urbanización y canalizaciones.

Museo Etnográfico

Es un museo donde se puede contemplar como vivía la gente y sus costumbres hace más de cien años, que cuenta con una colección de apeos de labranza, de instrumentos de distintas profesiones como zapateros y panaderos, construcción de chozas, etc. Con una serie de materiales donados por los vecinos del pueblo.

Dónde comer en Medina Sidonia

Si vas de visitar en un día o una mañana a Medina Sidonia, lo mejor es que hagas la ruta que te hemos contado y acabes tu aventura en la Plaza de España, donde está el Ayuntamiento y donde hay varios bares y restaurantes. Nosotros nos paramos a tomar una tapa bastante rica y unos vinos en el Bar Cádiz, justo en la plaza.

Visitar Medina Sidonia fue una experiencia viajera diferente, un pueblo blanco andaluz con reminiscencias árabes, que está muy cerca de Cádiz, y al mismo tiempo, alejado del turismo masivo de playa. Un sitio que merece la pena ver sin prisas, contemplando cada casa, calle o monumento antiguo que encontremos. Donde la gente es amable y te saluda al pasar como si fueras de allí. Al final, terminamos el recorrido, descansando de subir cuestas, en un bar de la citada alameda, donde consumimos unas bebidas y tapas típicas del lugar.

No te puedes perder en Cádiz:

4.4 / 5 (7 votos)

No hay votos hasta ahora. ¡Sé el primero!

Apasionado de los viajes y del disfrute de la gastronomía.

Deja una respuesta