• Home
  • /
  • África
  • /
  • Qué ver en Chaouen “La Ciudad Azul”

Qué ver en Chaouen “La Ciudad Azul”

Qué ver en Chaouen “La Ciudad Azul”
5 (100%) 1 voto

Chaouen (Chaouen/Chefchaouene) es una de las ciudades más conocidas del mundo por el peculiar color azul de las paredes de sus calles céntricas. Todo ello rodeado por montañas, naturaleza y con el encanto e historia que la caracterizan. Chaouen es el pueblo azul.

Era nuestro destino estrella en el road trip por Marruecos. En total 4 días de los cuales ya habíamos cumplido 1 día en Asilah y nos reservábamos lo mejor para el final.

Salimos en el coche de Carlo después de llenarnos la barriga con un buen plato de cuscus en Asilah. Para ir de Asilah a Chaouen hay que volver a Tanger y luego tomar un camino entre curvas y carreteras llenas de chinos y embarradas digno de una película de Indian Jones (¡Joder qué tiempos!).

Cómo ir de Asilah a Chaouen (Mapa)

Google Maps es super útil, pero seguramente no os sirva en Marruecos. Por lo que os recomiendo que os descarguéis la APP “Here We Go” y el Mapa de Marruecos para no perderos (cosa fácil por lo mal señalizado que está), sobre todo en el desvío que hay que tomar cuando lleguéis a Tetuan:

La duración del trayecto son unas 3 horas si es la primera vez que vais, y suponiendo que lleváis GPS. También es posible hacer ese mismo trayecto en autobús y tren, pero son unas horitas de más de viaje…

Primeras impresiones de Chaouen

niños jugando en marruecos

Llegamos justo antes de que anocheciera, y tras discutir arduamente con el dueño del hotel por la suciedad de las habitaciones (Carlo se tuvo que cambiar de habitación y en mi caso no tenía mantas, ni toallas, jabón…) nos dio tiempo a subir a la terraza del hotel (situado en la parte alta de la medina) con vistas a todo el pueblo. Impresionante.

Era hora de cenar y habíamos quedado con Abdul, amigo de Carlo en Conil y originario de allí, para cenar en el bar de su familia, situado en plena plaza del pueblo. Lugar que sería centro de reunión en futuras quedadas y un buen lugar para orientarse y empezar a patear la zona.

Cena muy agradable probando varios platos típicos e incluso vino tinto (si queréis alcohol solo venden en el hotel justo al lado de la plaza central) cortesía de Abdul. Además, no cenamos solo los 3 sino que compartimos la cena con varios amigos de Abdul, incluidas 3 chicas de Kenitra que nos acompañarían el resto de la aventura. La comunicación con las chicas era en inglés, y lógicamente con Abdul en castellano. Con varios de sus amigos, chapurreando el castellano.

selfie en chaouen

Terminábamos el día y a descansar, que al día siguiente nos esperaba una paliza física para ver Chaouen.

La plaza de Uta el Hammam

alcazaba en la plaza del pueblo en chaouen

Carlo y yo llegamos puntuales a las 10:00 am, y no estaban ni las chicas ni Abdul esperando, por lo que decidimos empezar a comer por nuestra cuenta un desayuno típico marroquí, con panes y tortitas, huevos, además del típico té super dulce.

Aproveché para sacar varias fotos de la Plaza. La principal de la medina. Con forma rectangular y de gran tamaño, acompañada de un cedro de gran altura en el centro, otorgándole un toque distintivo. Como plaza principal, está llena de restaurantes, bares y tiendas. Y cuenta además con vistas como esta de aquí abajo, a la Alcazaba:

plaza uta con vistas a la alcazaba en chefchaouen

Callejeando por la Medina

Fundamental. Es lo que todo el mundo quiere cuando visita Chaouen, recorrer cada rincón de sus callejuelas azules mientras observa vaivén de locales con sus típicos atuendos disfrutando, comerciando o simplemente observándote.

En una de las paradas que hicimos mientras recorríamos estas callejuelas sin fin, tuve la oportunidad de hablar con un señor mayor que hablaba perfectamente castellano y disfrutaba de un té en un bordillo, con 2 de sus gatos. Me comentó que “eso era vida” y que la “tranquilidad y paz de Chaouen, no existía en ningún otro lado“. Muy de acuerdo en sus sentencias, más aun conociendo como es Marrakech y lo pesados y nerviosos que son sus habitantes.

paredes azules en chaouen

No nos paramos demasiado a hacer compras y mirar los productos de los zocos, excepto Carlo que disfrutó (como buen comercial) negociando el precio de una alfombra para su salón, y que acabó comprando.

Recorríamos las calles con un destino: la cascada y el lavadero actual del pueblo. Todo guiado por Abdul, que nos conducía por desniveles y pendientes en dirección a lo más alto de la montaña.

Pero fue uno de esos paseos que disfrutas, y que aprovechas para tomar fotos y observar todos los detalles posibles: cómo viven, qué hacen, con qué se entretienen, sus caras, cómo te observan y observan ellos la vida, cómo visten, qué comen…

Me encanta esta foto:

marroqui en chaouen

Cascada y lavadero

subir a la cascada con vistas en chaouen

No os creáis que la subida a la cascada/lavadero (están juntos) es un paseo en góndola, para nada. Después de sudar lo no escrito, subir pendientes y esquivar gente llegamos a una zona alejada de la Medina con vistas a la montaña, pero aún con mercaderes.

Oportunidad perfecta para descansar en el pollete, tomar unas fotos y comprar algún recuerdo.

Pero lo realmente llamativo y bonito del lugar es apreciar como fluye el riachuelo entre la vegetación en sentido descendente procedente de la cascada, situada justo a pie del lavadero. Todo ello con una vistas impresionantes, desde la cima, justo donde se genera la cascada.

cascada chaouen

El lavadero se sigue usando en la actualidad por los locales, aunque es lugar turístico incluso por marroquíes de otras ciudades, que están de turistas.

Fiesta en Chefchaouen

El tema del alcohol y la fiesta es algo muy delicado en Marruecos (en Marrakech al estar más explotado por el turismo no se aprecia tanto). Es por ello que nuestra única diversión fue tomar unas cervezas en el hotel cerca de la Plaza Uta el Hammam y subir al Hotel Atlas Chaouen que está en una colina con unas vistas impresionantes a todo el pueblo y jugar al billar.

Nos contaron algunos locales que hay un par de discotecas, pero que estaban cerradas por problemas con la policía/violencia. Por lo que puede cuando vayáis de visita, las encontréis abiertas.

Hammam Tradicional

Esta historia merece un post totalmente aparte, por eso he creado este: cómo es un hammam en Marruecos, donde no solo lo describo, sino que relato mi dolorosa y curiosa experiencia que seguro que sirve a más de uno.

Qué más ver en Chaouen

  • Zocos: Callejando por la Medina encontrarás mil y una tiendas, cada una especializada en algo: chilabas, aromas, jabones, especias, alfombras, cuadros, artesanía local, imitaciones, camisetas, imanes… Los precios no son tan buenos como los de Marrakech, pero siguen siendo económicos.

zoco en chefchaouen

  • Tienda de aromas, jabones y especias: Espectacular. Fue como entrar en un mundo paralelo y sumergirte en una espiral de olores, colores y tranquilidad, lejos del bullicio y caos marroquí. Fuimos a esta tienda guiados por Abdul, y todos acabamos comprando algún regalo.

tienda de especie, aromas y jabones en chaouen

 

Conclusiones

Chaouen es espectacular. Es una de las ciudades que todo ser humano debería visitar al menos una vez en su vida, y puede sonar a cliché, pero esta ciudad es diferente, tiene un encanto especial y la recomiendo encarecidamente. Eso sí, en Invierno a pesar de ser Marruecos, hace frío (sobre todo por la noche) y verano, refresca más que en el resto de Marruecos por su ubicación entre montañas.

Viajero cuando me dejan, friki y soñador inconformista. Soy una persona inquieta, curiosa y a la vez bastante tranquila. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, aunque en mi día a día trabajo en marketing digital, como SEO.

Deja un comentario