• Home
  • /
  • Destinos
  • /
  • Lisboa para principiantes: Cosas que ver y hacer
que ver en lisboa

Lisboa para principiantes: Cosas que ver y hacer

Lisboa para principiantes: Cosas que ver y hacer
4 (80%) 1 voto

Lisboa es única, no conozco a nadie que no haya vuelto encantado tras su visita a la capital portuguesa. Tiene un encanto especial, mucho ambiente, cosas que hacer e historia. Todo acompañado de monumentos y lugares interesantes que no te puedes perder.

Mi experiencia en Lisboa no fue completa, no tuve tiempo de ver todo lo que me gustaría haber visto, por lo que os voy a dejar mi aventura personal para que no os pase igual y optimicéis el tiempo y aprovechéis la visita al máximo.

Llegamos María Jesús y yo procedentes de Faro, capital del Algarve, en autobús (Puedes leer esa aventura en: ¿Qué ver en el sur de Portugal?) a la Estação do Oriente. Desde ahí salimos fuera del edificio y caminando un poco se entra en otro subterráneo donde está el metro.

Moverse por Lisboa es más o menos fácil, aunque no es el mejor metro del mundo, las lineas son muy sencillo y excepto si quieres ir a la zona de Belém, que no es con un billete ordinario de metro, no tendrás complicaciones.

Dónde Alojarse en Lisboa

En Lisboa nos alojamos en la Pensao Beira Minho, del día 24 a 27 de Agosto por 150 euros en total, dos personas (puedes echar un ojo al hostal aquí: Beira Minho Booking). El hostal está muy bien situado, en el mismo centro de Lisboa y a un precio increíble para las fechas de la reserva. El personal atento y soluciona los problemas, dispone de Wi-Fi, TV, baños privados y las habitaciones están bien, sin más.

lisboa

Las imágenes superiores corresponden al famoso tranvía 28, y a una calle cerca de la Plaza del Rossio, donde se puede apreciar como sube y baja un tranvía por esa calle tan vertical. Se puede apreciar mucho mejor en el vídeo:

Qué ver en Lisboa

Ese día comimos en el que sería nuestro sitio preferido. Un beef steak al estilo Oporto (9 €) y un plato combinado con carne (7.5 €) justo enfrente de la estación de tren de Rossio. Tocaba callejear y ver el centro de Lisboa, descubrir el encanto de sus calles y perdernos por sus rincones.

Plaza del Comercio

Visita obligada la Plaza del Comercio. Su historia y magnitud la convierten en la plaza más bonita e importante de Lisboa. Y es que durante décadas fue la puerta al comercio de Lisboa. Lugar para relajarse y disfrutar de las vistas y recrear las miles de historias y personas que la transitaron.

La plaza es enorme. No hay foto que pueda capturar toda la ensencia de la misma, ni una foto que destaque por encima de otra. De hecho, la primera foto del artículo -la “playa” con el puente de fondo- es también dentro de la Plaza del Comercio.

plaza del comercio

Parque Eduardo VII

La tarde fue mucho más relajada. Metro dirección Parque Eduardo VII, y una vez allí pudimos contemplar una de las mejores vistas de todo Lisboa, y me atrevería decir, Portugal. El parque no tiene demasiado que hacer, pero poder apreciar ese paisaje desde la parte superior del parque, es una maravilla.

parque eduardo VII lisboa

Estadio del Benfica -Estádio da Luz-

Es una pequeña manía personal que tengo, me encanta visitar los estadios de fútbol de las ciudades que visito por primera vez. Considero que son los monumentos del Siglo XXI, y que como aficionado al fútbol me aportan cultura futbolera.
El Estadio del Benfica es bastante complicado de acceder andando si no sabes como, de hecho, nosotros no pudimos acercarnos hasta las mismas entrañas, sino llegar hasta la parada de metro más cercana y tomar unas fotos desde la distancia. Aquí abajo podéis comprobar a qué me refiero con “desde la distancia”. La verdad es que si queréis ver el estadio en condiciones, es mejor que os informéis de cómo llegar para que no deis rodeos y paseos en vano.
estadio benfica
Por cierto, hay un centro comercial inmenso, justo en esa parada de metro. Recomendable si quieres comprar comida local a bajo precio o hacer un poquito de shopping.
Por la noche cenamos un pastelito de pato q no nos gusto del supermarket (turismo x el estadio benfica y parque Enrique vi). Tarjeta 7 colinas más bono 24 hras x 6.50€ cada uno

Belém

Belém es la parte de Lisboa más bonita y diferente, para mi. Es una zona especial, una zona con un encanto único y en la que tendréis bastante que hacer y que ver. De hecho, yo recomiendo dejar un día entero para ver Belém en condiciones, aunque con media mañana, si llevamos nuestro propio transporte, podremos ver lo fundamental y rápido.

¿Cómo llegar a Belém en transporte público?

Desde la parada de metro Cais de Sodré tendréis que sacar un ticket especial para llegar a esa zona en el tren de cercanías. No vale con el bono de metro normal, es un tipo de ticket especial. El precio no es caro, 2.5 € ida y vuelta.

Otras opciones son el tranvía número 15, que lo podréis coger en la Plaza del Comercio (tarda unos 20 minutos) y los autobuses 28, 727, 729 y 201, desde diferentes puntos de Lisboa.

Monasterio de los Jerónimos

Por orden de cercanía fue nuestra primera parada. Tras una breve cola, y previo pago de 5 € con tarjeta de estudiante (el precio de billete normal son 10 €) entramos en uno de los monumentos que no debes perderte. Más de 500 años de historia y declarado Patrimonio de la Humanidad bajo sus muros divididos en el claustro y la Iglesia, ambos con un estilo arquitectónico manuelino:

monasterio jeronimos

Monumento a los Descubrimientos

Siguiendo el orden lógico en ubicación nos encontramos con el Monumento a los Descubrimientos, una de las imágenes de Lisboa y Portugal. Un monumento que conmemoró los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante, un icono para la política portuguesa y que destacó por el monopolio de las conquistas en las colonias africanas.

El monumento no es solo un homenaje a Enrique el Navegante, sino a otras 33 personas, que son las que forman el monolito. Entre ellas podemos destacar a Alfonso V de Portugal, Vasco de Gama o Bartolomeu Días.

Torre de Belém

Esta torre se encuentra en la desembocadura del río tajo, su fecha de inicio data de 1495 y su finalización de 1521, es Patrimonio de la Humanidad. Su función era la de recaudar impuestos a aquellos que querían acceder a la ciudad, hoy en día es uno de los principales atractivos turísticos de Lisboa.

La torre se puede visitar por dentro, previo pago, pero lo realmente bonito es comer algo en el parque previo con vistas a la misma y al río. Descansar bajo un árbol, disfrutando del puesto de perritos típico o de los famosos Pastéis de Belém.

torre de belen

Esto es un breve resumen de Lisboa, pero es una ciudad que da mucho más de sí. Y por ejemplo, nosotros no tuvimos tiempo de ver otros monumentos importantes como por ejemplo el Castillo de San Jorge u otras partes que hay por el centro de la capital. Sin embargo decidimos aprovechar ese tiempo en una visita a Sintra.

Viajero cuando me dejan, friki y soñador inconformista. Soy una persona inquieta, curiosa y a la vez bastante tranquila. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, aunque en mi día a día trabajo en marketing digital, como SEO.

Deja un comentario