isla de los museos en berlin

Qué ver en la zona Oeste de Berlín

Qué ver en la zona Oeste de Berlín
Deja tu voto 🙂

En nuestro tercer día tocaba conocer la Berlín más desconocida, la zona Oeste. Fuimos andando desde Postdamerplatz, por la zona de Tiergarten por debajo del parque, hasta llegar a Wittenbergplatz.

Un camino que recomiendo hagáis a pie si vais bien de tiempo, y éste, os acompaña. Es una de las rutas menos transitadas por los turistas, pero en la que podréis apreciar lo verde y bien cuidado de Berlín, rodear sus inmensos parques y acompañar el paso del Río Spree.

En este paseo vais a poder apreciar la cantidad de vegetación, árboles de abundante follaje y sobre todo la tranquilidad y posibilidad de respirar aire puro en una de las mayores capitales del mundo.

A los 20-30 minutos nos encontramos con la primera atracción turística digna de pararse y hacer fotos, el Zoo de Berlín. No entramos porque íbamos justos de tiempo, pero la belleza de su entrada, con estatuas e increíble decoración invitan a conocer sus animales.

zoo de berlin

Seguimos nuestro recorrido hasta dar con la Iglesia del Recuerdo del Káiser Wilhelm, en la Avenida Kurfürstendamm, una iglesia neorrománica muy singular que no os dejará indiferente por su aspecto de castillo derruido y quedar en pie una sola torre.

iglesia Wilhelm berlin plaza

La Iglesia está situada en una plaza con gran ambiente, abarrotada de puestos de comida casera (conoce aquí qué comimos y a qué precio), atracciones para niños y uno de los centros comerciales más grandes de Europa a pocos metros: el KaDeWe.

El KaDeWe (Tauentzienstraße, en Schöneberg), también conocido como “Harrods de Berlín”, es el centro comercial más grande de la Europa Continental, rivalizando con las Galerías Lafayette y el propio Harrods. Y como los grandes, las marcas más importantes y lujosas del mundo se alojan en sus oficinas, junto con otras más terrenales y la propia marca de KaDeWe.

Este es un buen lugar si queremos traer a casa regalos típicos de Berlín, en mi caso fueron los típicos patitos de goma y restos del Muro de Berlín, que venden a buen precio en cualquier tienda de recuerdos de la capital germana.

Después de las compras nos fuimos al hotel a descansar, la mañana llegaba a su fin y tocaba reponer fuerzas para seguir por la tarde.

Siesta reponedora y dirección al Palacio de Charlottenburg (Spandauer Damm 20-24, 14059 Berlin) en el metro (Richard-Wagner-Platz, línea U7). El Palacio por fuera es bastante simple, aunque rodeado de detalles y estatuas que merecen mucho la pena (a nosotros nos pilló toda la fachada en obras, por eso las fotos son de los detalles y las estatuas), pero sus jardines son toda una obra de arte. Nosotros llegamos a media tarde, cuando ya no se podía visitar por dentro, pero si disfrutar de sus jardines y lago. Una visita obligada.

Palacio de Charlottenburg en berlin

Para terminar el día y nuestra última noche en Berlín, nos fuimos a la Isla de los Museos a dar una vuelta y acabamos en Alexanderplatz cenando, con una breve parada en el reloj mundial (decepciona bastante) y vuelta al hotel a descansar, que al día siguiente madrugábamos para coger un autobús destino Praga.

En definitiva, un día muy diferente al de “La Ruta Roja por Berlín“, pero con mucho que conocer y descubrir. Mi recomendación es que hagáis una ruta parecida por la zona Oeste si vais con al menos 3-4 días para disfrutar Berlín de forma tranquila, en caso contrario el centro histórico debe ser prioridad.

Viajero cuando me dejan, friki y soñador inconformista. Soy una persona inquieta, curiosa y a la vez bastante tranquila. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, aunque en mi día a día trabajo en marketing digital, como SEO.

Deja un comentario