Inicio » Budapest » Qué ver en Budapest en 3 días
Parlamento de Budapest

Qué ver en Budapest en 3 días

Tiempo de lectura: 16 minutos

Budapest es una ciudad europea especial, ya que durante muchos años perteneció al bloque soviético, que ha dejado una huella que todavía perdura, aunque los húngaros hoy en día, no quieren saber nada del comunismo ni de esa época histórica, por los malos recuerdos que les traen. Pues bien, nosotros tomamos la decisión de visitarla un fin de semana para pasar 3 días a fondo.

Cómo moverse y llegar al centro de Budapest

Para moverse por Budapest existen varias alternativas, está el metro, tranvía, los autobuses. Lo ideal sería comprar la «Budapest card«, que te permite viajar en esos medios de transporte, ver museos gratis o con descuentos. Las hay desde las 24 h, (22 €) hasta las 120 h (63 €).

Lo primero que te sorprende cuando viajas desde el aeropuerto hasta el centro es que no hay buenas autopistas o carreteras. Todo parece algo abandonado, con un asfalto en deficiente estado. Después de media hora larga, entras en la ciudad, y ves que hay muchos edificios antiguos. Vas recorriendo las calles y avenidas hasta que llegas al centro, para estacionar en Deak Ferenc Ter, que es la última parada del autobús 100E.

En el recorrido por la ciudad se ven viejos edificios de principios del siglo XX, que están deteriorados, con fachadas en mal estado. Pero también hay muchos otros ya restaurados, que te impresionan por su belleza.

1º día en Budapest

Después de comer en el barrio judío, cerca del apartamento que teníamos reservado, nos dirigimos caminando hacia el puente de las Cadenas, que está cerca de la Basílica de San Esteban y comunica la parte de Pest con Buda, al otro lado del Danubio.

Para subir al mal llamado castillo de Buda que está encima de un monte a cincuenta metros de altura sobre el río, hay un funicular construido en 1.870. Pero también descubrimos que se puede subir tomando un par de ascensores que hay cerca.

mirador vistas budapest desde castillo Buda

Al llegar arriba, nos encontramos con un enorme mirador, donde la vista es esplendida, se extiende hacia la otra parte de la ciudad (Pest), pudiendo contemplar los diferentes puentes que la comunican, el enorme edificio del parlamento, las edificaciones, las iglesias, avenidas, y barcazas que surcan el Danubio en su lento navegar.

Castillo de Buda

Castillo de Buda

Antiguamente era un castillo del siglo XIII, construido para defender la ciudad. Después se convirtió en un Palacio de los Habsburgo. En la segunda guerra mundial fue destruido por los Nazis. Y en la actualidad alberga la Galería Nacional Húngara, que está dedicada al arte húngaro, el Museo de Historia y la Biblioteca Nacional.

estatua en el Castillo de Buda

Justo enfrente de su fachada principal, en una especie de plaza, está la estatua ecuestre de Eugenio de Saboya, uno de los libertadores de la ciudad del imperio turco, que la tuvo dominada durante unos ciento cuarenta años en la época medieval. En el lateral del edificio merece la pena ver la fuente del rey Matías, que se construyó en 1.904, y representa una escena de caza.

Es un sitio muy visitado para hacerse fotos. Justo al lado, está la puerta de los leones, flanqueada por dos de ellos en piedra, por donde se accede al patio interior donde están los edificios del citado museo de historia y la biblioteca.

Al lado del castillo se encuentra el Palacio Sándor, que antiguamente fue la residencia del Primer Ministro, y hoy día, es la del Presidente de la República, donde tiene instalada su oficina. Y muy cerca, se encuentra el barrio del castillo con casas antiguas destinadas a viviendas, locales de venta de recuerdos y restaurantes. Es una zona muy turística por sus espectaculares vistas desde sus miradores y plazas. En este barrio se puede ver la iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores y la estatua de San Esteban.

Iglesia de Matias

Iglesia de Matias

El edificio en su forma actual data del siglo XV, como homenaje al rey Matias Corvin. Es de estilo gótico y tiene una torre de 80 metros de altura. Es de destacar que la cubierta de la iglesia está realizada con tejas policromadas y barnizadas que le dan un aspecto bastante vistoso. En esta iglesia católica fueron coronados en 1.867 el emperador Francisco-José y su esposa Isabel, la famosa Sissi.

  • Sitio web: http://www.matyas-templom.hu
  • Dirección: Budapest, Szentháromság tér 2, 
  • Horario: L-V 9-17 h; S. 9-13 h; D. 13-17 h.
  • Precio entrada: 1.800 florines (5,4 €). Estudiantes y mayores de 60 años: 1.200 Florines (3,60 €). Menores de 6 años tienen la entrada gratuita.

Bastión de los Pescadores

Bastión de los Pescadores

Se trata de un conjunto de murallas y torres construidas a finales del siglo XIX y principios del XX, con aspecto de castillo de hadas, que se encuentra detrás de la iglesia de Matias. Nunca ha tenido carácter defensivo ni de fortificación. Las siete torretas representan a las siete tribus magiares, y las estatuas a sus jefes. Este sitio es ideal para hacer una parada y contemplar las espectaculares vistas sobre el río y la ciudad.

  • Dirección: Budapest, Szentháromság tér, 
  • Precio entrada: 1.000 florines (3 €). Jubilados 50% menos.
  • Horario: 16 de marzo – 30 de abril: 9 a.m. a 7 p.m., 1 de mayo – 15 de octubre: 9 a.m. a 8 p.m.

Estatua de San Esteban

Estatua de San Esteban

Es una estatua en bronce del primer rey de Hungría que se realizó a principios del siglo XX y representa a San Esteban montado a caballo con su armadura. Está situada en la plaza que está justo al lado de la iglesia.

Puente de las Cadenas

Puente de las Cadenas

Después de pasar la tarde visitando todos estos edificios y monumentos, y contemplando las vistas, bajamos de nuevo por los ascensores hacia el paseo que hay junto al Danubio para dirigirnos al puente de las Cadenas y cruzar al otro lado de la ciudad (Pest).

Puente de las Cadenas

Es una zona con buenas vistas, un recorrido entre las arboledas, donde hay que tener cuidado porque no sólo es peatonal sino que hay muchos que lo utilizan para ir con sus bicis.

Al final llegamos al puente que es el más antiguo de la ciudad. Fue el aristócrata Szechenyi el que costeó su construcción, ya que en diciembre de 1.820 tenía que pasar el río para asistir al funeral de su padre que vivía en Buda, y no pudo hacerlo por estar el Danubio medio congelado, por lo que las barcazas no podían cruzarlo.

El puente se construyó por dos ingenieros británicos entre 1.839 y 1.849. Está hecho de cadenas soportadas por dos arcos de piedra. A cada entrada del puente hay dos leones también en piedra, y tiene una longitud de 380 metros por 16 de ancho.

Paseo por el Danubio

Paseo por el Danubio

Ya en el otro lado, decidimos darnos un descanso y realizar un paseo por el río. Nos fuimos al muelle nº 7, y allí nos acomodamos en una larga barcaza a motor acristalada, donde fuimos informados del recorrido por dos guías y con la ayuda de una audio guía en español, sobre los monumentos que contemplábamos a ambos lados del río, como la iglesia de Santa Ana, el parlamento, la isla Margarita, el castillo de Buda, etc.

El viaje fue relajante, cómodo, disfrutando de bebidas y refrescos que nos ofrecieron a menudo. Su duración fue más de 1 hora, que nos dio tiempo a pasar por delante de esos edificios, rodear la isla Margarita, y volver en sentido contrario y cruzar los puentes. Una experiencia que recomiendo.

  • Tickets: Civitatis
  • Precio: 4.600 florines (14 €)

Isla Margarita

Isla Margarita

Está situada en medio del Danubio, un poco más arriba del parlamento. Tiene una extensión de casi 3 km de larga por 500 metros de ancha. Los romanos la llamaron la isla de las liebres, conviertiéndose con el tiempo en un coto de caza para la realeza.

En el siglo XIII, el rey Bela IV construyó un convento donde su hija Margarita se internó de para consagrar su vida a la religión, de ahí le viene el nombre. En realidad es una especie de parque con muchos jardines donde la gente acude a practicar deporte y hacer footing, o pasarlo bien en contacto con la naturaleza.

Un lugar donde están prohibidos los coches.

Dentro de la isla, existen los denominados baños Palatinus, que es un complejo de varias piscinas, y una playa. También hay un teatro al aire libre para representaciones teatrales y danza, restaurantes y un hotel, así como las ruinas del convento citado.

2º día en Budapest

Como el apartamento donde residimos está en el barrio judío, el segundo día en Budapest lo comenzamos visitando la sinagoga, para después seguir por la avenida principal Andrassy hasta llegar a la plaza Hosok Tere.

Allí se encuentra el Museo de Bellas Artes, y muy cerca, los baños Szechenyi y el castillo de Vajdahunyad. También se pueden ver una serie de monumentos conmemorativos. Un largo paseo que mereció la pena.

La Sinagoga

La Sinagoga

Se encuentra en la calle Dohany, que es la principal arteria del barrio judío, donde se reúne la juventud porque allí está todo el ambiente nocturno de la ciudad. A lo largo de la calle hay gran cantidad de bares, restaurantes, pizzerías, pubs, bares en ruina, edificios muy antiguos, muchos de ellos en mal estado de conservación.

La sinagoga es la mayor del mundo tras la de Jerusalem, ya que tiene una capacidad para unas tres mil personas. El edificio es de estilo árabe bizantino con ladrillos de colores y decoración en cerámica. Cuenta con dos torres con cúpulas que parecen minaretes.

En su exterior está el jardín del Recuerdo, donde yacen unos 2.000 judíos, con sus tumbas. Existe un árbol de acero, una especie de sauce que se llama «El árbol de la vida» , que se realizó en memoria de los fallecidos durante la segunda guerra mundial. En cada hoja está gravado el nombre de cada judío asesinado como consecuencia del holocausto Nazi. Actualmente quedarán en este barrio unos cien mil judíos.

  • Tickets y visita guiada: Civitatis
  • Dirección: intersección de las calles Wesselényi y Dohány.
  • Precio: 4.600 florines (14 €)
  • Horario: junio hasta octubre abre sus puertas a las 10:00 hasta las 19:30 horas y sólo los viernes hasta las 16:30 horas. En el caso del mes de noviembre hasta el mes de febrero abre sus puertas a las 10:00 hasta las 15:30 horas y en el caso del viernes hasta las 13:30 horas.  Los sábados la Sinagoga esta cerrada.

Plaza de los Héroes

Plaza de los Héroes
Plaza de los Héroes

Es una enorme plaza donde desemboca la avenida Andrassy que está flanqueada por el museo de Bellas Artes y la Galería de Arte. En el centro de la misma existe una columna de 36 metros de altura donde hay una estatua del Arcangel Gabriel apoyado sobre el globo terráqueo portando la corona húngara y una cruz.

Y tras ella está el monumento al Milenio, que son como dos grandes arconadas de piedra en semicírculo con columnas, donde hay esculturas de personajes históricos, reyes y príncipes. Este monumento se construyó en 1.896, y es el lugar junto con la plaza, donde se suelen realizar manifestaciones, celebraciones y fiestas populares.

Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes

Es un antiguo y enorme edificio cuya fachada principal cuenta con ocho columnas de inspiración griega, a la que se accede por una escalinata. En su planta baja hay una colección de antigüedades griegas y romanas. Me llamó la atención los diferentes cascos de guerra, cerámica, vasijas, etc. Y en la primera planta se puede ver una buena colección de pinturas desde el siglo XIII al XVIII. Especialmente pintura italiana, con cuadros de Tintoretto, Veronese, Rafael, Tiziano. O española, con cuadros del Greco, Murillo, etc.

También hay cuadros de la escuela flamenca, de Rubens, Van Dyc, etc. Es un museo muy completo que merece la pena visitarlo, y dedicarle un tiempo para ver tanto arte.

  • Sitio web: szepmuveszeti.hu
  • Dirección: Budapest, Dózsa György út 41, 
  • Precio: 1.800 florines (5,40 €), Menores 26 años, estudiantes y mayores 62 años, 900 florines (2,70 €). Menores 6 años y mayores 70 años, entran gratis.
  • Horario: M-D de 10 a 18 h. L. cerrado.

Baños Szechenyi

piscina interior del Balneario Széchenyi

Este enorme complejo termal, es uno de los más grandes de Europa, donde se puede pasar un buen rato para relajarse, y dejarse llevar. El manantial se descubrió en 1.897, y el edificio tiene una decoración barroca, con baldosas de color azul y dorado.

En su interior cuenta con unas doce piscinas, y en el exterior hay varias, una con turbulencias, otra para nadar y un baño caliente y burbujeante a 38º C. Además de terrazas y un restaurante. Un sitio ideal para pasar el rato con los amigos y familia.

Conoce mi opinión y un vídeo aquí: Balneario Széchenyi en Budapest

  • Sitio web: Civitatis
  • Dirección: Budapest, Állatkerti krt. 9-11.
  • Precio: 4.900-6.000 florines (15-18 €)
  • Horario: Todos los días de 6-22 h. Fuente de agua: M, J, S de 8-14 h. X,V de 12-18 h.

Castillo de Vajdahunyad y alrededores

Castillo de  Vajdahunyad y alrededores

Este castillo está en un parque, muy cerca de los baños y se construyó con ocasión de las fiestas del milenio. Está inspirado en un castillo de transilvania (Rumanía). Se accede por un puente de tres arcos. A la izquierda del mismo está la capilla de Jak, que tiene un pórtico románico con la imagen de los doce apóstoles.

Se construyó en 1.220 para la orden Benedictina. Frente al castillo está la estatua de un personaje extraño y siniestro cubierto con una capucha, sentado en un banco. Se trata de Anonymus, cronista y notario de la corte del rey Bela III (Siglo XII), realizado en 1.903. El castillo alberga el museo de agricultura.

La Ópera

Volvemos por la avenida Andrassy hacia el centro de la ciudad. Es la zona más elegante de la ciudad, pues cuenta con bellos edificios ricamente adornados, tiendas, restaurantes, embajadas, hoteles y palacetes. Destaca el edificio de la ópera que cuando fuimos estaba en restauración. Se terminó de construir en 1.884 en estilo renacentista.

La fachada tiene en parte un pórtico de columnas, donde hay dos hornacinas que contienen las estatuas de dos grandes músicos húngaros, Liszt y Ferenc. En la parte superior hay una balaustrada con estatuas de compositores tan famosos como Mozart, Beethoven, Rossini Wagner, Tchaikovki, etc. Vamos, los mejores que han existido. Su interior es muy elegante y suntuoso, con frescos, cuadros, mármoles, etc., y tiene una capacidad de 2.400 espectadores.

  • Sitio web: Civitatis
  • Dirección: Budapest, Andrássy út 22
  • Precio: 3.000 florines (9 €). Estudiantes 2.000 florines (6 €). Menores de 6 años gratis.
  • Horario: Todos los días de 15-16 h.

Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban

Muy cerca de la Opera nos encontramos con esta iglesia que es la principal de Budapest. En realidad es una basílica-catedral dedicada al primer rey de Hungría. Se tuvo que reconstruir en 1.868 puesto que la cúpula se derrumbó, teniéndose que reforzar sus cimientos.

Terminándose en 1.905, en estilo neoclásico con dos torres gemelas, y una altura de 96 metros. Se puede acceder a la parte más alta mediante ascensores o subiendo 364 escalones para los más deportistas. Como nota curiosa, en una capilla de la parte lateral derecha, se encuentra la principal reliquia de Hungría, que es la mano derecha momificada de San Esteban. Pero para verla bien, hay que pagar, para que se enciendan las luces del sitio. Un poco siniestro, vamos.

  • Dirección: Szt. Istvan ter
  • Precio: La entrada es gratis, pero se recomienda dejar una propina. Cúpula: 500 florines (1 €); Tesoro: 400 florines (1,2 €)
  • Horario: L-V de 9:00 a 17:00 h. S de 9:00 a 13:00 h. D de 13-17 h.

Cueva iglesia de Gellert

Cueva iglesia de Gellert

A la caída de la tarde decidimos acercarnos hacia el lado opuesto de la ciudad, en dirección al puente de la libertad. Nuestra intención fue visitar la citada cueva-iglesia. Llegamos ya anocheciendo, pues hay una buena caminata desde el barrio judío. Subimos al monte situado frente a los famosos baños termales Gellert, donde hay un hotel.

Cueva iglesia de Gellert

Entramos en la cueva con nuestra correspondiente audio guía, de pago por supuesto. Esta iglesia está inspirada en la de Lourdes y está excavada en la montaña, y no es muy grande.

En un principio se realizó para la orden de los Paulinos, pero después desapareció esta orden de Hungría porque se tuvieron que exiliar a Polonia, hasta que unos quince ellos volvieron y la ocuparon. Pero no por mucho tiempo, porque los comunistas tapiaron su entrada. Permaneciendo cerrada desde los años cincuenta hasta la caía del muro de Berlin en 1.989. Consta de una gruta central con un cristo y una estatua de la Virgen Negra de Czestochowa.

  • Dirección: En el monte Gellert.
  • Precio: Incluida la audio guía son 668 florines (2 €)
  • Horario: 9,30–19,30 h.

3º día en Budapest

Por la mañana temprano hicimos un recorrido bastante largo desde el barrio judío hasta la el parlamento, donde habíamos contratado un «free tour» en español para que nos describiera algunos monumentos, y la historia de los mismos.

  • Sitio web: GuruWalk
  • Precio: No tiene un precio fijo, es la voluntad de cada uno, pero el guía te insinúa entre 5 a 20 €. Nosotros dimos 10 € por cabeza.

Parlamento

Parlamento de Budapest

Lo normal para entrar en este fabuloso edificio es comprar las entradas por Internet, y así te evitas hacer colas, para que luego te digan en la ventanilla que no hay tickets.

Reserva tu entrada con antelación aquí, sino no podrás entrar.

Nosotros quedamos con nuestro guía en la plaza que hay detrás del parlamento. Y allí estaba esperando, con su paraguas naranja abierto pese a ser pleno verano, y sin caer una gota de agua. Al poco, nos juntamos entorno a veinte personas.

El parlamento es un enorme edificio neogótico que parece una catedral. En su fachada que da al Danubio tiene bastantes arcadas y pináculos, con una cúpula central. Se parece al parlamento británico y se construyó entre 1.885 y 1.902. A lo largo de sus fachadas se alinean 88 estatuas que representan a los soberanos y jefes militares húngaros.

A cada lado de la cúpula hay dos edificios simétricos, donde estuvieron la cámara de los diputados y el senado. Actualmente sirve para la Presidencia de la República, el Gobierno y la Asamblea Nacional. El edificio cuenta con 691 dependencias, y tiene una longitud de 268 metros. Su altura máxima es de 96 metros, igual que la iglesia-catedral de San Esteban. Es el segundo parlamento más grande del mundo tras el de Rumanía.

Justo en la parte trasera, por la plaza Kossuth, se encuentra el edificio del Ministerio de Agricultura. En sus arcadas pudimos observar que muchos arcos y pareces tenían incrustadas una serie de bolas de metal. Cosa que nos extrañó bastante, pero tiene su explicación. Tras el bombardeo de la ciudad por los Nazis, que destruyó el 80% de los edificios, este fue reconstruido después de la segunda guerra mundial.

Durante las elecciones generales posteriores, los comunistas con sólo el 20% de los votos se quedaron con el Ministerio del Interior. Y lo aprovecharon bien, porque controlaron a la policía y crearon un cuerpo nuevo para espiar a los ciudadanos. Todo esto lo que hizo fue atemorizar a la gente, a los vecinos de los edificios, porque nadie sabía quien espiaba a favor de los comunistas.

Con la muerte de Stalin en 1.953, se permitió hacer algunas reformas, y poco a poco abrir el país. Pero entonces, los estudiantes que pedían más reformas, se revelaron en esta plaza, y la policía comunista intervino para disolverlos, disparando indiscriminadamente. Los disparos de las balas hicieron una serie de orificios en las paredes, portales y columnas de este edificio, que hoy día se recuerdan con las bolas existentes que lo rememora para la historia.

Los húngaros piensan que fueron reprimidos durante la época comunista, que lo pasaron muy mal, y por eso, hoy día no quieren ni verlos. Sus opciones políticas actuales son especialmente de derecha.

  • Sitio web: Civitatis
  • Dirección: Budapest, Kossuth Lajos tér 1-3, 
  • Precio: 5.690 florines (17 €). Estudiantes 2.846 florines (8,50 €)
  • Visita Guiada: 9.000 florines (27 €)
  • Horario: L-V de 8-18 h. S-D de 8-16 h.

Plaza de la Libertad

Plaza de la Libertad

Entre el parlamento y la iglesia de San Esteban, está la plaza de la libertad donde se encuentra el banco de Hungría y la embajada de EEUU, así como la estatua en bronce a tamaño natural del Presidente Reagan. Aquí existen un par de monumentos interesantes de ver.

El primero es el de la ocupación soviética. Consiste en una especie de obelisco conmemorando los comunistas caídos en la guerra. Es bastante controvertido porque es el único monumento que los húngaros no han podido retirar de la ciudad y llevarlo al parque Memento, que es donde están ubicados todos los monumentos propagandísticos comunistas. La razón es que al querer quitarlo, los soviéticos amenazaron con destruir el cementerio húngaro que hay a las afueras de Moscú.

Plaza de la Libertad, Monumento Nazi

El otro monumento es el de los caídos por la invasión Nazi, que simboliza a un águila Nazi cayendo sobre el Arcángel Gabriel, que representa a los húngaros. Dando a entender que los alemanes fueron los causantes de las muertes en la segunda guerra mundial, cuando en realidad fue el partido nazi de Budapest el que acabó con la vida de estas personas.

Plaza Erzsebet

Se encuentra en el centro de la ciudad muy cerca de la iglesia de San Esteban. Es una zona verde, que cuenta con una pequeña piscina donde se sienta la gente para refrescarse los pies, especialmente con buen tiempo. Aquí la gente puede relajarse, disfrutar del césped, de la naturaleza.

En la misma hay una gran noria de color blanco, denominada «El ojo de Budapest«, donde lógicamente hay unas vistas impresionantes sobre la ciudad. Esta plaza es el centro más importante de comunicaciones puesto que están las principales líneas de metro (M1, M2 y M3), así como una salida de la línea del tranvía y del autobús 100E dirección al aeropuerto.

Café New York

Café New York Budapest
Café New York Budapest

Por la tarde no podíamos dejar de ver este famoso café que se encuentra muy cerca de nuestro apartamento. Fue galardonado en el año 2011 como el más bonito del mundo. Se inauguró en el año 1.894 como la cafetería del edificio New York Palace, que era una compañía de seguros. Tanto el edificio como su interior posee una decoración exquisita, con mármoles, estatuas, baldaquinos, espejos, lámparas venecianas, frescos en los techos, etc.

Por este café ha pasado lo mejor de Budapest, escritores, políticos, periodistas, personajes famosos, etc. Después de la segunda guerra mundial fue requisado por los comunistas, y no se abrió hasta el año 1.954 con el nombre de Hungaría. En el año 2006, se reabrió con el nombre actual, recuperando su original belleza arquitectónica y decorativa.

Café New York Budapest

Nosotros tuvimos que hacer cola para entrar, incluso soportamos una pertinaz lluvia, que no cesaba durante casi una hora. Una vez dentro, la gente va entrado poco a poco, a medida que se van dejando las mesas. La verdad es que mereció la pena probar un café en este sitio tan espectacular.

Por cierto, que durante todo el rato que estuvimos, la estancia resultó muy amena, no sólo por contemplar la impresionante decoración de su interior, sino por escuchar la música relajante del pianista, y después la orquesta de cuerda que lo sustituyó. Los precios de un café son acordes con el sitio, pero no excesivos.

  • Dirección: Avenida Erzebet Korut, 9. Budapest
  • Precio: el café más barato vale 7,5€.

Calle Vaci Utca

Calle Vaci Utca

Se puede decir que es la calle principal de Budapest, que se encuentra cerca del Puente de Elisabet, así denominado en recuerdo de la emperatriz Sissi.

Es una calle peatonal, con edificios de finales del siglo XIX y principios del XX. Está llena de las tiendas de moda mas prestigiosas, de restaurantes, hoteles, terrazas, cafeterías, tiendas de regalo, centros comerciales y oficinas de cambio.

Es un lugar agradable donde acuden los locales y también muchos turistas para darse un paseo tranquilo disfrutando del ambiente bullicioso, o contemplando los escaparates. En esta calle también podrás encontrar mimos, artistas y músicos callejeros que tratarán de que pases un buen rato y disfrutes del ambiente.

Información útil para tu visita a Budapest

5 / 5 (2 votos)

No hay votos hasta ahora. ¡Sé el primero!

Apasionado de los viajes y del disfrute de la gastronomía.

Deja una respuesta