Inicio » Baleares » Ibiza en 4 días: guía, itinerario y qué hacer
Cala Saladeta Ibiza

Ibiza en 4 días: guía, itinerario y qué hacer

Tiempo de lectura: 13 minutos

¿Estás planificando un viaje a Ibiza de 4 días? Bien, estás en el lugar adecuado, porque te voy a contar mi experiencia y lo mejor de Ibiza en 4 días. Aunque realmente nosotros estuvimos 5 días en Las Baleares, 1 día completo fue para Formentera, y los otros 4 días fueron en Ibiza.

A pesar de que Ibiza es mundialmente conocida por su fiesta, en este artículo vas a encontrar una guía e itinerario acerca de las mejores playas, calas, restaurantes y cultura, por lo que si estás buscando información de la fiesta en Ibiza, siento decirte que este no es tu artículo…

Itinerario 4 días en Ibiza

Día 1º

  1. Llegada al aeropuerto
  2. Recogida alquiler de coche y traslado al hotel
  3. Cala d’ Hort
  4. Comer en Restaurante El Carmen
  5. Bora Bora (Playa d’en Bossa)
  6. Cenar en Tapas Restaurant Lounge Bar
  7. Copas en Buddha (San Antonio)

Día 2º

  1. Cala Comte
  2. Comer en Ses Roques (Cala Comte)
  3. Cala Bassa
  4. Kumharas (copas, cena y puesta de sol)

Día 3º

  1. Cala Saladeta
  2. Piscina del hotel (tarde off)
  3. Mambo (copas, cena y puesta de sol)

Día 4º

  1. Check-out del hotel
  2. Visita Santa Eulalia del Rio
  3. Comer en Bar Costa (Santa Gertrudis de Fruitera)
  4. Visita Casco Histórico de Ibiza (Dalt Vila)
  5. Visita rápida a Ses Salines y Sa Caleta

Bonus (5º día en Formentera). Puedes leer el artículo completo aquí: 1 día en Formentera.

  1. Ferry a Formentera (Balearia)
  2. Recogida coche alquiler
  3. Ses Illetes
  4. Comer en La Fragata
  5. Piratabus
  6. Es Caló de Sant Agustí
  7. Cenar en Natural Pau

Día 1 en Ibiza

Empezamos los 4 días en Ibiza con la llegada al pequeño y coqueto aeropuerto de Ibiza. No tiene desperdicio moverse, tanto para coger un avión, como para salir del mismo.

Recogida coche de alquiler

Según que compañía de alquiler de coches tengas, te recogerán en un shuttle bus (furgonetas con capacidad para unas 8 personas), y te llevarán a donde tienen la oficina con los coches, que suele ser a unos 5 minutos.

En nuestro caso alquilamos con OK Rent a Car (puedes probar con Sixt o Avis) un coche para los 5 días en las Baleares a una media de 15€ el día, un coche a estrenar y bastante cómodo para los 5 amigos que íbamos. Hay que dejar fianza de 250€.

💡 Tip: ojo con el lugar de recogida de la furgoneta, porque en la web y email de confirmación de la reserva indicaban un lugar que era erróneo y estuvimos esperando donde no era. Mejor que llames para asegurar.

Mi consejo es que si puedes, alquiles un coche. Te da una libertad increíble, además de la posibilidad de llegar donde no llega el transporte público en la isla. Mejor coche que moto, al menos en Ibiza.

Cala d’ Hort

Cala d’ Hort, Ibiza
Embarcadero en Cala d’ Hort
Cala d’ Hort
Cala d’ Hort, Ibiza

Nuestra primera toma de contacto en Ibiza fue esta pequeña y coqueta cala que no nos dejó indiferente, a ninguno. Nosotros llegamos bastante pronto a Ibiza y a las 11 ya estábamos en esta cala, la cuál ya estaba prácticamente abarrotada. El coche lo puedes dejar en un descampado que hay justo antes de llegar a la cala, antes de bajar una cuesta muuuuy empinada (que hay subir luego, ¿eh?)

Cala con aguas cristalinas y azul turquesa. Cuidado porque para entrar en el agua tendrás que pasar por una buena cantidad de piedras poco agradables para la planta de los pies. Eso sí, una vez en el agua, no hay más peligro. En esta cala destacan las vistas al islote de Es Vedrà, y a la izquierda, hay una pequeña pasarela de madera donde podrás hacer fotos muy chulas o incluso saltar al agua (cuidado que es poco profundo).

Comer en Restaurante El Carmen

Comer en Restaurante El Carmen
Vistas desde el Restaurante El Carmen
Restaurante El Carmen
Arroz en Restaurante El Carmen

Vete haciendo a la idea de que la cuenta media por persona no va a bajar de 35€ por persona en ningún restaurante decente de Ibiza, en este caso, en El Carmen, se nos fue a 188€ (5 personas), donde pedimos 2 paellas, una de marisco y otra de arroz negro, y dos raciones (calamares y boquerones). Las paellas son para 2 personas, aunque traen cantidad más que suficiente, y varias bebidas (aquí es donde vienen normalmente la clavada).

Al margen de los precios, la comida está bastante bien, y el enclave es increíble, en la misma playa, con vistas al mar. Eso hay que pagarlo. Recomendable el lugar. Nota: 7,5/10

Bora Bora (Playa d’en Bossa)

Vuelta al hotel (más bien apartamento), duchita, descansamos un poco, nos pusimos nuestras camisas de flores y nos dirigimos para Playa d’en Bossa donde se encuentra el famoso Beach Club Bora Bora.

Sí, nosotros fuimos en plena pandemia del covid-19, por lo que vimos un 30% de lo que puede ser este sitio, pero aún así, merece la pena la experiencia. Música en directo (house, electrónica, tecno), mucho ambiente, y copas y cocktails caros, ¿qué más quieres en la vida? Las copas son 16€, los cocktails 12€, cervezas y refrescos valen 6€, por si os interesa.

Cenar en Tapas Restaurant Lounge Bar

Cenar en Tapas Restaurant Lounge Bar
Pan con ali-oli en Tapas Restaurant Lounge Bar

Después de un par de cocktails y viendo que el poco ambiente que había estaba desapareciendo, nos fuimos a la zona del apartamento en San Antonio en busca de un lugar tranquilo para cenar. Alex, ese amigo que todos tenemos que le encanta preparar hasta el mínimo detalle de cada viaje, ya tenía buscado nuestro lugar de cena, el Tapas Restaurant Lounge Bar.

Tapas y raciones mediterráneas pero con un toque diferente, hecho para que los guiris (allí no había ningún español) probaran unos choricillos, pimientos del padrón, bravas, o pollo en salsa. Sin ser una locura, la comida estaba buena. Pedimos un total de 10 tapas, además de las raciones de pan y alioli. Esta vez tocamos a 27€ por persona. Nota: 6,5/10

Copas en Buddha (San Antonio)

Para cerrar la noche, estuvimos por el paseo de San Antonio, por la zona guiri (completamente abarrotada de ingleses) donde no encontramos ninguna mesa libre para tomarnos una copa, y si la había, no nos dejaron entrar…

Por ello decidimos trasponer a la otra punta de San Antonio para tomar una última copa antes de ir a dormir, en Buddha. Un lugar muy conocido por los locales, y por los españoles que salen por ahí. Mesita, copa y unas risas. Se acabó el día.

Día 2 en Ibiza

A pesar de que acabamos relativamente tarde el primer día, queríamos madrugar para ir a Cala Comte, sabiendo que era domingo y que es una pequeña cala que también se suele abarrotar.

Cala Comte

Cala Comte
Cala Comte, Ibiza
Pasarela de acceso a Cala Comte, Ibiza
Pasarela de acceso a Cala Comte, Ibiza

A las 9 ya estábamos en pie desayunando en la cafetería de al lado de los apartamentos, con el objetivo de estar antes de las 10 am en Cala Comte (o Cala Conta).

El personal, local, del alojamiento donde nos estábamos quedando nos comentaron que Cala Comte era su favorita, y la verdad es que es la cala más conocida de Ibiza, y está entre las 3 mejores sin duda. Su principal característica es la formación rocosa donde los visitantes ponen las toallas cuando el espacio en la fina arena es inexistente, y que está formada por dos calas, pegadas la una a la otra, Cala Conta y Racó d’en Xic.

La cala es una auténtica pasada, de nuevo, aguas turquesas, transparentes, arena fina dorada, y un fondo lleno de barcos que se pierden en el horizonte. En esta cala no hay piedras para acceder al mar, pero sí que podemos encontrar grandes piedras una vez en pieza a cubrir, por lo que hay que tener cuidado. Hacer snorkel aquí es espectacular.

Comer en Ses Roques (Cala Comte)

Solomillo en Ses Roques (Cala Comte)
Solomillo en Ses Roques (Cala Comte)
Comer en Ses Roques (Cala Comte)
Comer en Ses Roques (Cala Comte)

Restaurante amplio, cómodo y con una atención por parte de los camareros muy buena. La cuenta salió a 35€ justos por persona, y de nuevo, nos hinchamos a comer y a probar platos típicos con vistas al mar. Pedimos choco a la plancha, gambusí, solomillo, ensalada de la casa, foie, alioli, y varias bebidas. Nota: 8/10

👾 Curiosidad: justo al lado del restaurante hay una diminuta cala, con apena 2 metros cuadrados de «arena», apta para el baño, y donde hay una especie de acantilado desde donde se puede saltar al agua. Super divertida la experiencia. Saltamos como 4 o 5 veces cada uno.

Pequeña cala cerca del restaurante, Cala Comte, Ibiza
Pequeña cala cerca del restaurante

Cala Bassa

Después de estar toda la mañana y comer en Cala Comte, a eso de las 18h nos fuimos a Cala Bassa, para conocer esa playa y luego estar en su famoso beach club.

Siendo una cala bastante bonita, para mi no estaría en mi top 10, pero la música en directo del beach club de fondo, y el ambiente, le den ese toque diferente. Su beach club ocupa todo el largo de la cala (no está a pie de arena, sino en la parte de arriba), y como nosotros fuimos en época de pandemia, estaba prácticamente vacío con muy poco ambiente pese a ser un domingo por la tarde.

Un par de baños, y como el pescado estaba vendido, y desde esta cala no se puede ver la puesta de sol, a las 20h nos fuimos a Kumharas, para ver si podíamos tomarnos una copita mientras disfrutábamos de la puesta de sol.

Kumharas (copas, cena y puesta de sol)

Atardecer en Kumharas, Ibiza
Atardecer en Kumharas, Ibiza

Fue una de las gratas sorpresas del viaje, espectacular la puesta de solo desde Kumharas. Tuvimos muchíiiiiisima suerte de llegar justo cuando se iba una mesa, pero recomiendo llegar al menos sobre las 19 o 19:30 si queréis asegurar una buena mesa para disfrutar este espectáculo (el sol se pone sobre las 21:15).

Música en directo al ritmo del sol, copas a un precio decente, y buena perspectiva para observar como el sol, bola roja perfecta, se pierde en el horizonte.

Además, se puede cenar allí mismo en varios puestos de comida oriental y un puesto de crepes. Puedes pedirte un plato grande de arroz o noodles por 10€, o una bandeja con diferente tipo de productos indios por 20€, los crepes de Nutella a 4,50€. En cuanto a las copas, Ginebra a 10€ y Brugal a 8,50€. Nota: 8,5/10

Cena en Kumharas
Cena en Kumharas

Día 3 en Ibiza

Estuvimos en el Kumharas hasta las 1am, y nos fuimos al apartamento a descansar, ya que tocaba madrugar al día siguiente para conocer la que para mi fue la cala más impresionante de todas en Ibiza, Cala Saladeta.

Cala Saladeta

 Vistas desde el sendero en Cala Saladeta
Vistas desde el sendero en Cala Saladeta

Después de dejar el coche en el parking, llegarás a Cala Salada (fácilmente identificable porque la arena no es fina), pero aquí no nos quedamos, vamos justo a la cala que está en frente. Tiramos por el sendero (menos de 10 minutos andando) por encima de la colina.

Cala Saladeta, Ibiza
Cala Saladeta, Ibiza

💡 Tip: nosotros nos fuimos por el sendero de las rocas, de abajo pegado al mar, en la ida. El camino es mucho más complicado y las vistas son peores, mejor tira por arriba de la colina para llegar a Cala Saladeta.

Cala Saladeta es muy pequeña, y aquí no hay opción de ponerse en las rocas. Como no llegues con tiempo, no pillas sitio, y eso sería una gran putada. Arena dorada fina, agua transparente turquesa, y muuuucho espacio, rocas y arrecifes para hacer snorkel, está lleno de pececillos. Mi cala favorita de Ibiza.

Estuvimos toda la mañana y parte de la tarde en la cala. Fue el único día que nos llevamos una nevera con bocadillos y refrescos para comer directamente en la playa. Eso sí, no te olvides de la sombrilla, que te puede dar algo…

Piscina del hotel (tarde off)

Piscina del hotel en Fleming 50
Piscina del hotel en Fleming 50

Después de más de la mitad del día en Cala Saladeta, nos apetecía estar en la piscina de tranquileo, echar unas cervezas, un poco de música y descanso. Eso hicimos mientras recuperamos fuerzas para el pequeño gran capricho que nos dimos en Ibiza, Café del Mambo.

Café Mambo (copas, cena y puesta de sol)

Café Mambo
Café Mambo
Puesta de sol en Café Mambo
Puesta de sol en Café Mambo

Nuestra intención era disfrutar de una tarde de copas y puesta de sol en Café del Mar o Café Mambo. Tienes que saber que para sentarte en alguno de estos dos míticos sitios, te obligan a una consumición mínima por persona entre 80€ y 120€, nada barato. A nosotros la cuenta final nos salió a 406€ (5 personas), con 2 botellas de alcohol (150€ botella), varias copas sueltas, y la cena, una hamburguesa por 20€.

Hamburguesa (20€) en Café Mambo, Ibiza
Hamburguesa (20€) en Café Mambo, Ibiza

Fue nuestro gran capricho de la isla, ya que no fuimos a ninguna discoteca (ninguna entrada baja de 50€/persona), y no tuvimos ningún otro gasto fuera de lo previsto.

¿Merece la pena? Si te lo puedes permitir, sí. Es un sitio único, conocido en todo el mundo, donde los turistas se paran a hacerse fotos con el letrero del sitio, y los turistas hacen cola por pillar una mesa. La puesta de sol no es mejor que en Kumhara, pero estamos pagando el nombre del negocio. Eso sí, ningún español, todos extranjeros. Entre Café del Mar y Café Mambo no hay diferencia, son prácticamente iguales.

Día 4 en Ibiza

Último día en Ibiza, día complementa dedicado para hacer turismo cultural por Ibiza, sus pueblos y alrededores además de ver algunas de las cosas pendientes. Día de check-out del hotel y dejar todo preparado para coger el avión a la hora que tengamos.

Visita Santa Eulalia del Río

Visita Santa Eulalia del Río
Visita Santa Eulalia del Río
Bunker en Santa Eulalia del Río
Bunker en Santa Eulalia del Río

Santa Eulalia es un pequeño pueblo que no te llevará más de 2 horas, pero que merece la pena pasarte antes de abandonar la isla. Imprescindibles:

  • Paseo marítimo: Santa Eulalia tiene un paseo marítimo de varios kilómetros, centro de actividades y de vida de la ciudad. Merece la pena darse un paseo, y pararse en alguna de sus terrazas a tomar algo fresquito.
  • Refugio anti aéreo y Ayuntamiento: el ayuntamiento es un edificio clásico ubicado en una plaza con una gran fuente, muy de pueblo a la par que bonito. El refugio anti aéreo está justo en la plaza del ayuntamiento y sirve como exposición de los mitológicos fameliars.
  • Subida al Monte Puig de Missa: hablamos de un templo/fortaleza que vigila el pueblo desde lo más alto de una colina, desde donde se defendían de los corsarios otomanos además de servir de templo religioso.

Comer en Bar Costa (Santa Gertrudis de Fruitera)

Comer en Bar Costa
Comer en Bar Costa
Comer en Bar Costa (Santa Gertrudis de Fruitera)
Bocadillo de sabrosada en Bar Costa (Santa Gertrudis de Fruitera)

Teníamos dudas de si comer en Dalt Vila, Santa Eulalia o en otro pueblo, y al final nos decidimos por el Bar Costa, que tiene fama en toda la isla, y no nos equivocamos.

Más de 2.500 opiniones con un 4,5 de media, y el hecho de probar otro tipo de comida, hicieron que nos decidiéramos por este mesón clásico, con pinturas curiosas, y que es muy conocido por sus bocadillos.

Sí, los bocadillos están cojonudos y muy bien de precio. Entre 4 y 8€ por bocadillo, variaditos. Pedimos de sobrasada, jamón serrano, chorizo ibérico, etc. Nota: 7/10

Por cierto, ya que estás en Santa Getrudis, date un paseito por el pueblo, que aunque muy pequeño, es coqueto y merece mucho la pena.

Visita Casco Histórico de Ibiza (Dalt Vila)

Visita Casco Histórico de Ibiza (Dalt Vila)
Visita Casco Histórico de Ibiza (Dalt Vila)
Dalt Vila, Ibiza
Dalt Vila, Ibiza

No te voy a mentir, no teníamos preparada la visita a Dalt Vila, y nuestro recorrido fue a ojo, intentando siempre llegar a la parte más alta, mientra nos íbamos parando en los diferentes miradores que encontramos a nuestro paso. Y es que subir esa cuesta después de 5 días en Ibiza, a las 4 de la tarde en agosto, no es buena idea…

💡 Tip: para evitar que te pase como a mi, puedes reservar un free tour o una visita guiada por el centro histórico de Ibiza como esta de Civitatis.

Panorámica de Ibiza desde Dalt Vila
Panorámica de Ibiza desde Dalt Vila

Para ver todo bien, necesitarás al menos unas 2-3 horas, donde podrás conocer historias de piratas, romanos, musulmanes y vándalos que han pasado (o lo han intentado) por sus murallas a lo largo de los siglos desde que Ibiza se fundó en el año 654. Andurrear por sus murallas, casas blancas con fachadas llenas de macetas, flores, suelos empedrados que nos acompañarán en la subida y bajada, recorrer sus rincones y admirar sus vistas hasta llegar a lo más alto de la isla, la última parada, la Catedral de la Virgen de las Nieves.

Visita rápida a Ses Salines y Sa Caleta

Sa Caleta
Sa Caleta

Las Salinas de Ibiza son muy conocidas. Nosotros nos pasamos y las vimos desde el coche, sin bajarnos. Pero si tenéis la oportunidad de ir a la Playa de las Salinas (famosa por sus chiringuitos), o las propias salinas dentro del Parque Natural de Ses Salines, no os lo penséis.

En cuanto a Sa Caleta, fue nuestra última playa, para despedirnos de Ibiza. Conocida como Es Bol Nou, Sa Caleta es muy pequeña, está rodeada de pinos, de roca y arena rojiza.

Más actividades en Ibiza

Discotecas, pubs, boat party, Aguamar Water Park, los famosos mercadillos hippies de Ibiza, ir al Islote de Es Vedrá, visitar San Carlos, descubrir todas las playas y calas, además de atardeceres…

Pero hay mucho más, por lo que te invito a echar un ojo a:

Recogimos nuestros cuchillos, devolvimos el coche en casi perfecto estado (hay mucho polvo por las calas de Ibiza), nos despedimos de la isla y nos fuimos al aeropuerto a esperar el avión de regreso a casa (tan solo son 50 minutos de vuelo hasta Madrid). Especial mención a Alex, Andrés, Justi y Paco, gran compañía en este viaje de Ibiza en 4 días y 1 día en Formentera. Repetiremos, for sure!

Ibiza en 4 días con amigos
Ibiza en 4 días con amigos

Más info…

Dónde dormir en Ibiza

Nosotros nos quedamos en los Apartamentos Fleming 50, y recomiendo realmente esta opción. Son unos apartamentos Only Adult en San Antonio, modernos, simples, limpios, con piscina, bien ubicados y muy económicos.

💡 Tip: nosotros les pedimos sombrillas a la recepción, para evitar comprarlas, y muy amablemente nos las dejaron toda nuestra estancia. Además, nosotros mismos compramos una nevera, y la dejamos en el hotel, por si vais y queréis utilizarla.

¿Que no? Bueno aquí te dejamos las últimas ofertas de Booking:

Booking.com

5 / 5 (5 votos)

No hay votos hasta ahora. ¡Sé el primero!

Viajero cuando me dejan, friki y soñador inconformista. Soy una persona inquieta, curiosa y a la vez bastante tranquila. Viajar es una de mis grandes pasiones y siempre que tengo un hueco libre, aunque en mi día a día trabajo en marketing digital, como SEO.

Deja una respuesta